Arte

Contemplando a Björk


Siguiendo con el tema Lollapalooza, me parece interesante comentar acerca de una artista que, yo al menos, por más que escucho creo no lograr entender en toda su plenitud. Claro, como a muchos, me gustan muchas canciones de ella, la encuentro carismática y por sobre todo, una artista como pocas hay y ha habido en la historia.

Más allá de que tenga algunos hits comercialmente rentables (lo que, según ya lo señalé, no tiene nada de malo), tengo la impresión que para los verdaderos fans, el que “te guste Björk” va mucho más allá de que te guste su música, en definitiva te gusta “ella”… no se si se entiende bien, pero la gente se enamora de su concepto, de su garbo, de su genialidad.

Ahora bien, como lo he señalado varias veces, para críticas musicales existen personas muchísimo más calificadas que yo, por lo que en este momento solo quiero destacar algo que me llama muchísimo de ella, esto es su estética… el arte que ofrece en cada concierto, video clip y presentación.

Me gusta muchísimo verla, me genera una sensación similar a la que me produce ver a aquellos artistas que son mucho más que músicos, en general se sienten como artistas en todo el sentido de la palabra. Algo así más como “hombres renacentistas” que meros “entretenedores”.

Y bueno, en la historia no ha habido muchos como ellos. Ver las presentaciones de Björk me recuerda por ejemplo aquellos shows que hacían a principio de los 70s Peter Gabriel con Genesis, en las que se disfrazaba, pintaba y caracterizaba de cierta forma, como por ejemplo, como la mismísima “Britannia”.

También recuerdo presentaciones de Tool donde Maynard hace verdaderas expresiones artísticas sobre el escenario, se caracteriza y es capaz de transmitir un mensaje que complementa al mensaje musical.

Además de tener ese mérito de rescatar el arte como forma de expresión válida en la música, Björk fue capaz de hacerlo llegar a muchas personas, haciendo de esto una práctica masiva. No existen muchos como ella, y creo que no existirán… siendo honesto, creo que Björk no tiene un paralelo actual.

Como anécdota recuerdo haber escuchado que cuando Islandia estuvo prácticamente quebrado un par de años atrás, un consorcio japonés (o chino, no estoy seguro, al menos se que era asiático) quiso “comprar” al país… el punto es que dentro de lo que contenía la “compra” era todo Islandia menos Björk.