La muerte de MegaUpload fue posible gracias a la corrupción del alto nivel político, sirviendo a los intereses extremistas de derechos de autor en Hollywood.