Publicidad

Reebok y cómo el hip-hop está salvando a la compañía.


Hace poco me enteré, con bombos y platillos, de la nueva colaboración de la gacela (Reebok se significa gacela en africano) con Alicia Keys, como buen sneakerhead. Esta colaboración es el fin y también el comienzo de una nueva etapa para Reebok.

Una etapa que deja atrás los desastrosos números financieros en el 2008 y una demanda de 25 millones de dólares en publicidad engañosa por sus modelos EasyTone y Runtune en el 2011. Pero, con un aumento del 12% en su facturación y la vuelta de algunos de los modelos de zapatillas más clásicos del planeta.

¿La clave de este éxito?

La gente floja, la música y la mano de adidas.

La primera gran campaña de Reebok ( ya bajo Adidas Group) fue nada menos que para promocionar “las milagrosas” Easy Tone y ZigTech. Entre ambas campañas la marca se gastó solo en USA unos 75,7 millones de dólares.

Obvio, ofrecer un producto bajo el lema de “ten un culo perfecto por solo usar estas zapatillas” hizo que solo en el 2010 se vendieran 10 millones de pares de Easy Tone además de los 2 millones de ZigTech ( en mi opinión el modelo más horrible que existe en zapatillas deportivas).

Aunque no existe aún un estudio científico que demuestre las propiedades de tonificación de los traseros y piernas de las chicas, la marca sigue explotando ese mercado “deportivo”. Seguro se trata de la misma gente que compra la pulsera de los 5 poderes.

Reebok, luego de tener esta escena deportiva new age dominada, se metió a trabajar en revivir todos sus modelos clásicos de zapatillas. Y, ¿cuál es la rápida y mejor forma de asociar una marca a cosas “cooles”?

…la música

A finales de 2010 la marca presentaba al rapero Swizz Beatz como su “nuevo director creativo” para la campaña mundial Reebok Back.

Las Kamikaze son el resultado más famoso entre el Beatz y Reebok. además si no eres millonario es el modelo más parecido a las Mcfly

Una luna de miel que dio a luz el increíble modelo Reebok Kamikaze y varias fiestas que hicieron volver a la marca a sus mejores años dorados.

Luego el mismo Beatz invitó al rapero gigante de Rick Ross para que también tuviera un affaire con la marca.

El resultado es “It Takes a Lot to make a classic“.

Así llegamos a la colaboración de Alicia Keys. Una colección que rescata lo mejor de los modelos femeninos clásicos y los mezcla con colores, telas y texturas que la misma artista eligió a mano.

Esta colaboración se veia venir hace tiempo. Ya que Keys es la esposa de Swizz Beatz y de pasada Rebook se apodera de tres áreas clave de la música hip-hop norteamericana.

Rick Ross como el embajador de letras rudas que comenzó desde abajo, Swizz Beatz como el productor rapero y Alicia Keys, la cantante de R&B moderna y femenina.

Una estrategia y “relación” con la música que aún no termina, ya que la marca hace poco anunció una nueva colaboración con el rapero Tyga y el white boy de Mike Posner.