Navid Baraty es el tipo de fotógrafo que toda madre quiere como yerno. Sus trabajos han ganado cientos de premios, han aparecido en numerosas revistas y también sus fotografías son ocupadas para instalaciones gigantes.
Nada mal para un ingeniero que se aburrió de los números y los cambió por una cámara.

Relacionado:  Caminar sobre el agua, lo nuevo de Christo y Jeanne-Claude