Es sabido que en Pousta le vamos al iPhone, el Mac, las iTonteras y las manzanas en general, pero luego de más de un mes en el lado oscuro, ahora se puede hablar con propiedad, el universo Android apesta.

El inicio de toda esta historia de desaciertos tiene que ver con un robo-de-iPhone que me llevó al odio rotundo de este equipo, ya que en general parece que todo el mundo tiene en mente obtener un iPhone y vaya que he perdido equipos por culpa de eso (y lo torpe que soy con las cosas en general). Por esa razón decidí comprar un equipo que no incentivara perder su dignidad a la gente con tal de tener uno y que fuese barato para mis necesidades, hasta la aparición del iPhone 5 (Con mi plan casi todos los equipos salen costo 0).

La investigación en las oficinas de Entel me llevaron a adquirir un LG Optimus 2X, ya que el Optimus 7, que era el que más me tincaba, lleva apagado meses en todas las oficinas comerciales que he visitado (por ende no pude jugar con él), los Samsung Galaxy estaban todos agotados y no había nadie que me convenciera de que el Sony Xperia Arc era mucho mejor que el ladrillo con doble núcleo que me llevé. Al final del día la única persona que estaba allí era un tipo de LG que obvio, decía que su equipo era lo mejor sobre la faz de la tierra.

Yo salí feliz de la tienda con lo que me mostró.

Las bondades de Android

Mis primeras impresiones sobre Android, eran más o menos acertadas; lo positivo de este sistema operativo es su integración innata con Google, Gmail y hermanos, los increíbles widgets del escritorio que son capaces de solucionar la mayor parte de las tareas básicas del móvil sin recurrir a apps (creo que esto es lo más bueno que tiene), la gran libertad que ofrece a los usuarios avanzados, la posibilidad de adquirir apps fuera de la store de Google, personalización avanzada y bueno…eso, sólo eso, porque todo el resto apesta o al menos no está hecho para mi.


HTC Sence, la interfaz de HTC es todo lo que un Android debiese ser.

Lo malo 1: LG

A ver. El universo de Android funciona más o menos así. Google actualiza el sistema operativo (que ya va en su versión 2.3 para móbiles y 3.0 para tablets) y genera algo así como el esqueleto que suelen llevar sus Google Nexus, que es un sistema operativo limpio, carece de personalizaciones, apps del operador y a grandes rasgos es un Android 100%. El resto de los fabricantes (LG, Huawei, Samsung, Motorola, HTC, etc) para añadir valor (¿?) llenan su celular de aplicaciones recomendadas, interfaces propias, widgets y chices que eventualmente permiten diferenciarse de la competencia. Esto lamentablemente genera tres problemas.

Relacionado:  La realidad real es fome: prueba la realidad virtual con Mindshow

Tu celular viene lleno de software de porquería con frecuencia.

  1. Cuando se actualiza el SO no tienes asegurado actualizar tu equipo incluso si cumple con las especificaciones técnicas, ya que es el fabricante quien tiene que llenar de SU MIERDA el android de google antes de ponerlo a tu disposición.
  2. Tu celular, a menos que le pongas mano de manera profunda (Rooteo, palabra muy amigable para el usuario medio), será un pedazo de mierda porque a excepción de HTC (empresa de la que es casi imposible conseguir un equipo con nuestros operadores locales) y su HTC Sense, una interfaz para Android increíble, súper testeada y dentro de todo linda, los otros fabricantes sólo estropean el software; Samsung intenta copiar al iPhone y todo luce como “iPhone wanna be”, LG tiene una interfaz que parece del siglo pasado y Sony Ericsson utiliza tanto eye candy y animaciones que te obligará a tener el celular todo el día conectado al cargador.
  3. Entendiendo ese contexto, es que odio a LG porque llevan diciendo que actualizará sus móviles a Gingerbread (Android 2.3) hace meses, siendo una fecha “concreta” entre Septiembre y Octubre, algo que parece broma porque Google lanzará Android 4.0 en tres a cuatro semanas más. La peor parte, es que todo ese retraso es porque seguramente están muy ocupados poniéndole LG Twitter, LG Facebook y toda su LG bullshit a un a un celular que NO LO NECESITA.

Me encantaría tener el Xperia Arc ahora que lo pienso, porque es más barato, Timescape al menos es lindo y tiene un dialer que luce como debe lucir una interfaz en el año 2011.

Dialer del Xperia Arc arriba. Abajo el de LG Optimus 2X haciéndolo pésimo.

Lo malo 2: Libertad es igual problemas para todo

Para pasar música al android, debes conectarlo, activar modo disco USB desde un menú especial, esperar a que tu computador lo monte, buscar las carpetas con los discos que quieres, copiar, pegar, desmontar, desconectar, esperar a que android busque las canciones, las indexe y luego las puedas reproducir en la aplicación de música.

Con frecuencia no tomará en cuenta las carátulas que tanto tiempo te tomó embeber, las letras o incluso a veces el orden de las canciones.

Lo bueno de todo eso, es que en Android tienes libertad para instalar un reproductor mucho mejor, pero sorpresa!…encontrar un reproductor que tenga una interfaz bien hecha, que soporte audiscrobbling y comandos desde tus audífonos es casi imposible. Double Twist hace un buen trabajo pero la interfaz anda a tirones.

Los usuarios avanzados siempre piden que su equipo tenga multitarea a full, función que no tiene mucho sentido porque en e fondo debes estar preocupado de los recursos del sistema, la memoria, el procesador, etc, etc quitándote tiempo para hacer las cosas importantes que es utilizar tu equipo.

Créanme que algo que he visto en la mayor parte de los fans de android es el tiempo totalmente absurdo que pasan configurando su teléfono, y cuando ya está configurado y listo para usar, vienen, instalan otra rom ¿? y vuelven a reconfigurar todo.

Relacionado:  Spotify en picada contra Apple porque no le quieren actualizar la aplicación en iOS

Eso a mi me parece algo patológico…

Lo malo 3: El comportamiento del equipo en sí mismo

No sé si les ha pasado, pero hasta la llegada del iPhone y iPad, todas las superficies táctiles no se sentían táctiles del todo. Todas tenían un pequeño y sutil desfase en los movimientos de los objetos, en la velocidad con la que detectan el pulso o algo así. Es complicado de explicar pero está allí..se siente. Pues bien, en Android eso sigue ocurriendo. No importa el procesador, la pantalla, la versión del sistema operativo, la cantidad de recursos disponibles, la tarjeta de video o lo que sea…un Android se siente como si toda la interfaz anduviese a tirones en mayor (LG Optimus ME) o menor medida (Samsung Galaxy SII), pero se siente.

Mis conocimientos a nivel de programación no son muy altos, pero mirando los cimientos del sistema veo que hay Java, y mi experiencia con Java en apps de escritorio es la misma que en Android: aplicaciones que funcionan raro, con glitches visuales, un look inconsistente, responsividad trastocada y poco fluída. Tan ridículo es el comportamiento de algunas apps que es posible, sin problema alguno, tener tres reproductores de música sonando simultáneamente y seudo hablar por teléfono, algo que con el iPhone es imposible porque obvio, no tiene lógica.

Para estropear aún más la experiencia, me parece curioso cómo las aplicaciones se pelean por arrancar en cuanto enciendes el teléfono sin posibilidad (por las buenas) de deternerlo. En sólo unos minutos no te das cuenta y notarás que el equipo anda lento y si monitoreas los recursos no te queda memoria ram y el procesador misteriosamente no baja del 50% de uso aunque no estés haciendo absolutamente nada. Como imaginarán la duración de la batería no tiene por donde ser decente.

Palabras al final

Hasta el momento llevo cerca de un mes con mi LG Optimus 2X, y me he acercado más al mundo Android, donde estoy convencido de que es HTC quien tiene los equipos más dignos hasta ahora. El LGO2X un equipo que dentro de todo está bastante bien, aunque analizando su precio, hardware y funcionamiento en general no vale lo que vale. Se trata de un equipo high end con procesador dual core Tegra de Nvidia, 512 de memoria, salida HDMI y grabación y reproducción de video full HD, tecnología que honestamente no sirve de nada si tus fotos no pueden subirse a instagram, la batería dura 3 horas o los juegos interesantes no pueden instalarse porque estás corriendo Froyo y no Gingearbread, el sistema operativo que, esperemos, me haga creer que todo septiembre ha sido una broma.

Más info

Compara las interfaces disponibles para Android .