Tres razones sanas y de peso para que un treinteañero salte a Snapchat

Snapchat hace tiempo que dejó de ser simplemente una red social para niñitos o sexting. Esto porque con la inclusión de los canales y la constante mejora en términos de usabilidad han hecho que el servicio se convierta  paulatinamente en una versión mejorada de Instagram y Whatsapp al mismo tiempo.

Snapchat en la forma en la que está pensado hace que esta mezcla de mensajería más fotos se vuelva en una versión 2.0 de los servicios antes mencionados gracias a varias cosas. Ahora les cuento por qué estoy simplemente enamorado de Snapchat

Snapchat es real

Instagram se convirtió en un formato sencillo y visual para seguir en qué están amigos, familiares o gente que te interesa. Lamentablemente todos sabemos que Instagram hoy en día es lo más cercano al fotolog, con un montón de gente clamando por fama y tratando de proyectar una imagen perfecta de sí mismos.

Todos conocemos a esa persona que sube fotos de sus vacaciones de manera totalmente atemporal sólo para parecer que se lo pasa entre Miami y Europa todo el año, o la pierde el tiempo 2 horas tomando una foto de su desayuno con el único afán de presumir que sus tostadas eran más cool que tu marraqueta con huevo. Ese tipo de actitudes puede ser súper irritante cuando tu sabes realmente qué es lo que haybehind the scenes“, pero en snapchat todo lo que se sube es sencillamente REAL. Con el fantasma no puedes subir a tu historia fotos no realizadas con tu teléfono en ese instante (adios fotos hechas con reflex y harto photoshop), haciendo que lo que ves es lo que es…con suerte puedes toparte con un desfase de tiempo porque el snap quedó en “cola” y no se alcanzó a subir en su preciso instante.

Otra cosa importante es que nadie pierde el tiempo armando un mega montaje para una foto que verán, con suerte, 10 segundos.  Desde esa perspectiva lo más falso o producido que verás son dibujos o “artes” que al final del día suman, pues sacan el lado más creativo de la gente.

Seguidores, likes..a nadie le importa

Volviendo a las cosas que nos irritan de Instagram, como esa gente que te sigue, luego te quita cuando la agregas sólo para sumar un follower, presume de seguidores o qué se yo, en Snapchat eso no existe. Nadie sabe cuantos contactos tienes, ni en cuantos estás tu ni nada. El único “feedback estadístico” que la gente tiene, es saber quienes de las personas que te tienen en su lista, han visto lo que subiste. Simple, limpio y ligeramente intrigante, aunque mucho más sano que el concepto del seguidor/like. Desde el otro lado, el único dato que Snapchat da al resto de la gente sobre ti, es una especie de puntaje que –sorry not sorry– tiene nula relevancia pues basta con usar la app para conversar via mensajes y fotos con tus amigos para que el puntaje se dispare, así que lo único que revela es tu nivel de adicción y no life, nada más.

Protege te privacidad

¿Cuántos de ustedes despiertan con el screenshot pelambre1 del día?. Alguien que quizás en su ebriedad subió una foto ✌️inapropiada✌️ a Instagram, o sale mal, entonces toda la gente –porque la gente vale callampa– la aniquila.

Entiendo que a todos nos gusta igual sacar leña del árbol caído, reírnos un ratito de la fashion blogger haciendo el loco, pero todo es gracioso hasta que tú eres ese árbol, así que mejor vivamos todos sanamente en un contexto en el que nadie se apuñala por la espalda. En Snapchat si alguien toma un screenshot de tu foto/video/mensaje, automáticamente te notificará, dándote literalmente la coordenada de quien se merece laxante en la piscola.

Consejo: es de muy mal gusto tomar pantallazos en snapchat, si la persona a quien estás registrando no es de tu círculo de mega confianza, así que por favor no lo hagas.

  1. Chismes en idioma chileno

Anna Ladd fotografió los secretos que contamos en internet, pero no a nuestras madres

El fenómeno de los blogs, y todos sus derivados que tienen lugar exclusivamente en la web, han cambiado drásticamente nuestra percepción acerca de qué es -y que no- de conocimiento privado o público. Continuar leyendo “Anna Ladd fotografió los secretos que contamos en internet, pero no a nuestras madres”

Opinión: ¿Son los trolls un verdadero virus que se expande por redes sociales?

Desde que descubrí Internet, pienso y siento que este debería ser un espacio que facilite la interacción entre lectores y medios, o personas y personas, pero pasa que de un tiempo hasta ahora, eso parece más bien imposible. Tan alejado de la realidad es el asunto, que diferentes sitios y plataformas han suspendido su sección de comentarios hasta nuevo aviso porque no han sabido qué hacer con las recurrentes y violentas discusiones entre internautas que de nada sirven y que en nada aportan a un debate real. Continuar leyendo “Opinión: ¿Son los trolls un verdadero virus que se expande por redes sociales?”

El grito desesperado de Essena O’Neill por desenmascarar el falso mundo de las redes

¿Recuerdan un poco mi post acerca de la experiencia que significó compartir con una blogger de 1.4 millones de seguidores en Instagram?. Básicamente la conclusión era que nada de lo que ves en las fotografías es real y que su vida a pesar de todo lo fantástico que luce en las fotos, era para llorar.

Continuar leyendo “El grito desesperado de Essena O’Neill por desenmascarar el falso mundo de las redes”

Tres simples razones por las que podríamos estar frente al final de Foursquare :(

Siento un especial cariño de Foursquare desde hace mucho tiempo: se trata de una de las primeras aplicaciones en darle sentido a la geolocalización, y a pesar de que no era la mejor, si fue la primera que le dio sentido al hecho de contar donde diablos estás a tus amigos.
Continuar leyendo “Tres simples razones por las que podríamos estar frente al final de Foursquare :(“