Moritz Oberholzer se subió al transporte publico londinense para grabar este slow motion.
Un video que te resultara bastante familiar si eres de los que andas en micro y te gusta mirar por la ventana.

Para la creación del video fueron necesarias 30 horas arriba del bus rojo (no todas en un día) y una cámara Sony xr550 con un adaptador Twoneil de 35mm.

La canción que suena es Loud Pipes de Ratatat

Relacionado:  La historia tras el poema que Kanye dedicó a McDonald's