Movilizarse en taxi, siempre ha tenido un montón de problemas en relación al beneficio que ofrece. Lo cómodo de que alguien maneje por ti y te lleve desde donde quieras hasta donde quieras, es lo más práctico en una ciudad donde transantiago apesta y manejar un auto sale de tu presupuesto o se convierte en un lío por problemas de estacionamiento. A lo segundo, se suman las nuevas leyes sumamente estrictas respecto al consumo de alcohol, lo que hace que el simple hecho de tomar una cerveza te ponga al filo de la ley si conduces un auto.

Al final del día, ese par de beneficios del taxi, se contradicen con la gran cantidad de problemas que supone el sistema. Encontrar uno libre hoy en día es todo un desafío, que sus precios no sean una estafa es casi un milagro y por último lo engorroso que supone pagar para quienes no suelen llevar dinero en efectivo es, a groso modo alguna de las razones por las que algunos simplemente odian a los taxis.

Relacionado:  La lista definitiva al “chilean vaporwave”

Pues bien, eso hasta que llegó Cabify.

¿Cabi qué?

Cabify es un servicio que conocé ayer por coincidencia en el evento de apertura de a nueva generación de startup chile. Su funcionamiento es tan prolijo como rápido.

  1. Instalas y configuras la aplicación con tus datos de tarjeta de crédito
  2. Abres la aplicación para trazar el punto desde donde vas hasta donde vas.
  3. El sistema te devuelve un presupuesto aproximado
  4. Si aceptas, buscará al taxista más cercano para que te recoja
  5. El taxista seleccionado te contacta
  6. El taxista coordina telefónicamente tu viaje y se va en dirección hasta donde estés. Mientras tanto, puedes trackear desde la app toda la ruta que lleva al taxista hasta donde estás.
  7. El taxista seleccionado llega en un auto que te deja con la boca abierta
  8. El taxista te lleva a tu destino y tu viaje se cobra con cargo a la tarjeta de crédito
Relacionado:  El tremendo negocio detrás "de la nostalgia"

Las preguntas que te haces durante todo este proceso, es dónde está la letra chica, y efectivamente la hay. El sistema es para viajes con un mínimo de 5 mil pesos, pero en nuestro caso (utilizamos dos veces el servicio en una mañana) carreras que frecuentemente salen 10 y 25 mil pesos respectivamente, salieron por 9500/15 mil, algo que totalmente lo vale.

Nelson fue quien nos llevó, era un buena onda y su taxi era lo máximo.

¡We approve it!

Descarga: Cabify para iPhoneCabify para Android