POUSTA is

Daily Singular Beyond Weekend Never Dies


Bravo 951: el bajón veggie que no necesita hamburguesas

bravo-banner

Uno de los spot revelación del 2016 no tiene la misma opción de hamburguesa (no el sandwich, sino que su base) como los otros locales que hemos visitado, pero puedes cambiar la carne por champiñones portobello o tofu grillado (emoji babeando).

bravo-frontis

Quizá sea uno de los restaurantes que abrieron en 2016 de los que más se ha hablado. Entre que tus amigos ya lo probaron y se sacan fotos tomando tragos hermosos y comida aún más bonita, los artículos en los medios y en internet, más la cuidada estética de sus redes sociales, te quedas pensando: ¿Será tan bacán como dicen y lo hacen ver?

Decidimos ir a testear el hype por nosotros mismos.

bravo-meseros

Bravo 951, que toma su nombre por la numeración y calle en donde se encuentra, está a un par de cuadras de la estación de metro Salvador, en el corazón de una Providencia residencial y no tan gastronómica como otros sectores de la comuna. Idea de los hermanos Nicolás y Diego Salinas y Fernando Mendoza, vio la luz por primera vez en febrero y el boca a boca fue automático.

bravo-carta

Lo de Bravo es un concepto muy simple pero con una estética, tanto en el local como en la comida, muy particular. “Nuestra idea es que lo bueno no tiene por qué ser feo, y lo bonito no tiene por qué ser malo. Le damos importancia a nuestra carta, pero también tiene que tener contenido. Ya sabemos que cuando vienen dicen que es lindo, pero queremos que digan que es rico y que buena la atención”, dijo la administradora Francisca Becerra.

El local, como se describe, no es de autor, sino que se acerca más al concepto del comfort food: comida que te gustaría comer pero que se aleja de la comida rápida, ya que sus ingredientes son seleccionados con pinzas.

bravo-platos

A pesar de que no son una hamburguesería, estos productos son los más famosos del local. Por esta razón, la carta de Bravo 951 también tiene platos elaborados tanto para carnívoros como para vegetarianos. Para los últimos, la variedad se agradece, ya que encontrar cartas con opciones que no sean solo ensaladas alienta a cualquier comensal.

Bravo no tiene la misma opción de hamburguesa (no el sandwich, sino que su base) como los otros locales que hemos visitado, pero ofrece al cliente la opción de cambiar la carne por champiñones portobello o tofu grillado, como ocurrió con las dos variedades que probamos.

bravo-cheddar

Queso cheddar: ¿vino y queso? suena como una perfecta noche en el bar favorito o una cita a la luz de las velas. Pero no, esta es una hamburguesa que gira entorno al elixir lácteo, en una mezcla perfecta de salsa de queso azul y queso cheddar. La cebolla al vino tinto llega a balancear la fuerza de los quesos, acompañado además de setas y berros en un pan brioche que le da una fuerza indescriptible. Bomba de sabores y calorías, la opción para reemplazar la carne en este caso fue el tofu grillado, que alineó aún más los sabores, dándole un toque de suavidad y frescura. Un imperdible.

bravo-mantecoso

Queso fundido: dulce al inicio, por la confitura de tomate, rápidamente se compensa el sabor cuando te encuentras con las papas hilo. Por alguna razón que la ciencia no logra explicar, no hay placer como la rotura de la yema del huevo frito, inundando todo a su paso. Advertencia: es bastante contundente, por lo que querrás ir con el estómago suficientemente vacío para disfrutar de todo el contenido.

bravo-tragos

Nota al cierre: las hamburguesas fueron acompañadas con dos tragos de la casa, “Gin is the new black” y un “Gold teeth”, y una limonada de arándano y yerbabuena, además de una entrada de patacones con pico de gallo y guacamole, todo muy fresco para la temporada de verano.

bravo-comida

El restaurant está ubicado en Bravo #951, Providencia y sus horarios son de martes a viernes entre 19 y 01:30 am, y los sábados en dos horarios: de 13:00 horas a 16 pm y de 19 a 02:00 de la mañana.

Fotos por: Marcelo “Justin” Arancibia.