Beyond

Así dejé de “✌️estar cansado a los 30✌️”

Comments (11)
  1. ~krg! dice:

    “Tenemos este android esperando por ti, un antiplan telefónico a tu medida y ropa de segunda mano preseleccionada para ti.”

    Veo reflejado en ti un pensamiento que tengo desde hace mucho tiempo. Como el sistema (entiéndase como atmósfera económica en la cual desarrollamos nuestro estar terrenal día a día) está diseñado o equilibrado de tal forma, que existe un gran espectro del mismo producto para llegar al máximo de usuarios posibles.

    Hasta el punky más punky antisistema que machetéa (O mejor conocido como hippie/punk) está buscando plata para comprarse un copete y tomarselo, copete que se lo proporciona nuestro sistema actual.

    El despertar no está en reaccionar, más bien en darse cuenta de la realidad y saber cuando apartarse de ella. Así como la pandilla de Morfeo sabía desconectarse de la Matrix, nosotros debemos aprender a hacerlo cuando sea necesario.

  2. Fun Kika dice:

    que bkn!!!… y si, no se puede estar uno quejando toda la vida, como decía mi profe, no se preocupe ocupese y es básicamente lo que hay q hacer

  3. Felipe Silva Maulén dice:

    Un crack, leí todo este manifiesto y cuando llegó al final PUMMMM! Me vendieron el Crossfit donde seguramente va el autor de este texto. Putos amos.

    1. Hahaha.

      Tomé la precaución de ni siquiera linkear el “crossfit” a todos los posts al respecto para dejarlo más puro, pero había olvidado que estamos linkeados por ese gran banner.

      De todos modos, creo que hoy en día invitar a la gente a crossfit o a practicar cualquier deporte, en un contexto país que se nos celebra el comer pésimo y vivir frente a la TV, es casi un acto subversivo.

  4. Felipe Funes dice:

    Gracias, Pancho, por escribir esto :)

  5. Carla Azȯcar Rosenkranz dice:

    Me parece una buena reflexión y coincido contigo a que deberíamos aspirar cada vez más a trabajos que nos gusten y cada vez menos a tener cosas que nos venden, muchas veces innecesarias, para disfrutar de lo que finalmente nos genera más satisfacción. Observo a diario como amigos y cercanos en general parecen muy llamados a producir plata y están cansados y angustiados pudiendo estarlo mucho menos. Mi caso es eso sí menos favorable: estudié una carrera universitaria en una universidad muy prestigiosa y tal como tú elegí un antitrabajo que me gusta mucho (nunca he publicado en facebook algo así como “espero que llegue el viernes” o “que horrible, es lunes”), pero el mercado laboral de mi carrera impone el costo de que mi antitrabajo ha implicado renunciar a seguridad social: no puedo tener al mismo tiempo un plan de salud bueno, un dividendo (no estoy hablando de un depto de 60 metros cuadrados en Providencia o Ñuñoa, si no que de algo mucho más chico, barato y menos glamoroso), ni siquiera me darían un crédito hipotecario, y no podría pagar un colegio privado para asegurar 650 ptos. PSU a un potencial hijo. Y no es que no haya mirado el mercado si no que no quiero trabajar en algo que no me haga sentido. Mi caso es bien particular y por lo tanto tal vez sea un mal ejemplo. Lo que sí no es un ejemplo aislado es que para gran parte del resto de la población me imagino que la opción existe aún menos. Para quien no tiene calificaciones de educación superior ni capital ni buenos pitutos la opción de un antitrabajo es muy muy limitada, para el 53% de los trabajadores, que ganan menos de 300.000 (o tal vez incluso para los del 70% que gana menos de 426 y mantienen familia) estresarse para pagar deudas no tiene que ver con dejar de irse de vacaciones a Brasil, Magallanes, Cartagena o la casa de los abuelos o comprarse un iphone o un xbox, sino con necesidades bastante básicas (comida, enfermedades no cubiertas por el seguro de salud, útiles y uniformes escolares, refrigerador, cocina o algo de ocio, que me parece necesario también), para quienes trabajan en las comunas del sector oriente o en el centro y viven en Puente Alto, Renca, Lo Espejo, El Monte, etc., etc. caminar tiene como costo ver a su familia 3 horas menos al día. En fin, por ahora somos unos semiprivilegiados pero la opción no es opción para casi todos en Chile, y quizás podría serlo, pero depende muy poco de nuestra capacidad de agencia.

    1. Jorge Andrés Rodríguez García dice:

      Complementaste súper bien lo escrito. Me gustaría tener mucho más tiempo, sin saber en verdad para qué. Me ilusiono con la libertad de manejar mi tiempo.

  6. Cris Barteled dice:

    Francisco, si bien comparto algunos de tus puntos. Creo que posees una mirada individualista frente a la vida. Compato de Nacho su cuestionamiento al sistema educacional, a eso sumar el transporte, salud y etc. Si las condiciones de vida pueden mejorar también incluye el componenete colectivo, el mejorar las condiciones de empleo y de los sistemas que mencioné antes. No puede quedar en el yoga, la visión positiva o caminar crossfit.

    1. Francisco Cabezas dice:

      bueno, el cambio siempre parte por uno, si te quedas esperando a que todo el mundo cambie antes que tu, suerte con eso, puede pasar muuuuucho rato antes que empiece algo. No necesitas yoga ni crossfit ni ninguna moda zen.

  7. David Rojas dice:

    Mi yo del pasado se sintió identificado. Soy desarrollador y el año pasado cuando todavía hacia deporte hacia algo parecido, caminaba bastante (“desperdiciando tiempo”) pero paradójicamente tenía más energía que ahora que no hago deporte y me muevo en moto. Básicamente el cuerpo tiene “pilas” de donde saca la energía, y el ejercicio hace crecer esas pilas, y el stress las consume. Saludos.

Leave a Reply