David Irvine transforma paisajes baratos en obras contemporáneas gracias a sus personajes pop

Comments (1)

Leave a Reply