TV

Giorgio Jackson y candidatura presidencial de Beatriz Sánchez: “Me pregunto todos los días cómo la convencimos”

Conversamos con el diputado Giorgio Jackson sobre cómo y por qué Beatriz Sánchez se transformó en carta presidencial, el nerviosismo que ve en Piñera y el “Tío éntrese” que le respondió a Ricardo Lagos.

Interesado en los temas de futuro, en las lecturas de filósofos contemporáneos y, lógicamente, en la política de hoy en día, Giorgio Jackson (30) declara que muchas veces le da la lata a sus amigos. Se reconoce ñoño y sus compañeros de trabajo en la oficina distrital así lo recuerdan; cuentan que a veces los aburre con los artículos de divulgación científica que sube al grupo de Whatsapp que comparten.

Actualmente, Giorgio Jackson está enfocado en su reelección como diputado por el distrito 10 por Santiago, Ñuñoa, Providencia, San Joaquín, Macul y La Granja y en la candidatura presidencial de Beatriz Sánchez, ratificada el 3 de abril por el Frente Amplio, y que despertó ese mismo día lunes con los resultados de la encuesta Cadem con un 4% de las preferencias, igualando a Ricardo Lagos.

Conversamos con Giorgio sobre cómo y por qué Beatriz Sánchez se transformó en carta presidencial, el nerviosismo que ve en Piñera y el “Tío éntrese” que le dedicó a Lagos. También, nos explicó la nomenclatura de izquierdas que conforma y convoca el Frente Amplio.

“Es interesante dar vuelta la idea de que la política deben hacerla solo políticos y no un ciudadano profesional exitoso, como es Beatriz”

El Frente Amplio había manifestado que sus aspiraciones presidenciales serían para el 2022 o 2026. ¿Por qué se adelantó esta meta?

Hay dos razones para plantear esa urgencia, porque siempre dijimos que queríamos tener una candidatura presidencial, pero debíamos preguntarnos qué tanto énfasis le íbamos a poner a esa candidatura presidencial frente a las parlamentarias. Le preguntamos a Beatriz Sánchez si estaba disponible, porque creemos que los cambios son urgentes. Creíamos que era importante acelerar ese proceso.

¿Cómo convencieron a Beatriz Sánchez de sumarse?  Ella antes fue categórica en asegurar que no estaba dispuesta a aceptar ninguna candidatura.

Me pregunto lo mismo todos los días. Lo que hicimos fue preguntarle si estaba disponible para que dos movimientos nos pusiéramos al lado de ella en una candidatura. Lo que ha manifestado es que, cuando fuimos a planteárselo, no como una idea en el aire sino que como una posibilidad concreta, ella sintió el peso de la responsabilidad y se dio cuenta que quizás podría ser un aporte para las transformaciones desde el lado político.

¿Cuáles son los atributos que vieron en Beatriz Sánchez?

No fue que un día se nos iluminara la ampolleta, sino que siempre nos hemos sentido cómodos y muy identificados con su análisis crítico de nuestra sociedad. Tiene una opinión sin dobles tintas, y creo que eso es algo escaso en el periodismo chileno y en la política, hay mucha ambigüedad. Ella es alguien que va de frente.

Que pone orden.

Más que orden es que no tiene miedo de decir lo que piensa. Creo que eso es algo bien valioso. Por otro lado, es capaz de ponerse a disposición de una idea colectiva. Ella siempre había dicho que le gustaba más la idea de un colectivo que algo individual. No es simplemente un rostro que está tratando de liderar algo para ella misma, sino que le gusta la idea de ser persuadida, de encontrar la mejor solución, y su lenguaje es así, es alguien cercana. Cuando la ves y hablas con ella es exactamente igual a cuando está hablando en la radio. No es un personaje, lo que estás escuchando en la radio es ella. Es profesional. Es seria, en el sentido que no se toma las cosas a la chacota. Su lenguaje es convocante y tiene la idea de transformación del sistema, como nosotros también planteamos.

¿Esos atributos son suficientes para gobernar?

Creemos que deberían ser requisitos necesarios, pero también creo que no son suficientes, por eso la gente va trabajando y se apoya en otras personas con otros atributos. Lamentablemente, nos hemos ido acostumbrando a que la política se trate solamente de gestionar y no de los valores que una persona debiera transmitir. Y dar confianza, que es lo más dañado que existe hoy en la política.

¿Cuánto influye su calidad de rostro conocido y manejo mediático?

Influye, porque quizás yo no conocería a Beatriz Sánchez, tal vez nadie la conocería. El hecho de que ella tenga una vitrina en la cual dice lo que piensa hace que muchas personas la conozcamos y nos sintamos identificados; por lo tanto, permite que colectivamente exista alguien a quien respaldar. Que ella tenga una vitrina para dar su opinión, para hacer periodismo, para hacer preguntas agudas como se caracteriza Beatriz, permite que nosotros hayamos dicho “wow, acá hay un potencial”. Acá hay una persona genuina que rompe con los paradigmas de los candidatos en general. Es interesante dar vuelta la idea de que la política deben hacerla solo políticos y no un ciudadano profesional exitoso, como es Beatriz.

Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez han compartido noticiario, ambos son periodistas…

Sí, alguna vez me entrevistaron los dos.

Ambos tienen opinión, son reconocidos por la gente y son figuras públicas, pero Guillier tiene por lo menos 4 años de senador. ¿Es eso una ventaja de Guillier sobre Sánchez?

Yo te podría decir, por mi experiencia en el Congreso, que hay personas que mientras más pasan en el Congreso, más se les apaga el brillo en los ojos, si es que lo tuvieron. El estar más tiempo en una institución política no es garantía de hacer mejor política para nuestros tiempos. Muchas veces es sinónimo de lo contrario. Las falencias que pudiera tener Beatriz en la experiencia, por cierto deben ser de alguna manera suplidas para que esto no sea algo improvisado. Pero los atributos que ella tiene, son distintivos y pueden ser beneficiosos para Chile.

¿Tú y Boric decidieron que Beatriz Sánchez fuera la candidata?

No. Nosotros fuimos encomendados en la tarea de ir a conversar con Beatriz Sánchez. Pero no, no fue una decisión unilateral nuestra como si fuese solo de Gabriel y mía, fue algo colectivo.

¿Influyó que Alberto Mayol haya salido mal parado tras el debate con Felipe Kast para levantar a Beatriz Sánchez?

No, lo descarto plenamente, porque empezamos a hablar con ella antes de ese debate. Es una coincidencia.

“Veo a Piñera más ansioso, inseguro y agresivo”

Felipe Kast dijo: “Giorgio Jackson y compañía tienen cuerpo de jóvenes, pero pensamiento de viejos”. ¿Te consideras un viejo chico?

Creo que cualquier persona que tenga 30 años y que desde los 26 haya estado en el parlamento, sin duda puede ser catalogado por sus pares, por mis compañeros de curso y por la gente con la que me relacionaba desde antes de meterme a política, como alguien que hable cosas de viejo. Yo creo que la política le pertenece a todos quienes tienen ciudadanía, incluso a quienes que por ser menores de edad todavía no la tienen. Me he ido quedando pelado, por lo tanto, eso de cuerpo de joven no sé cuanto tiempo más me vaya a durar. Yo no sé si Felipe dijo eso desde el desconocimiento o simplemente desde esta idea, que está muy instalada en política, de tratar de hacer cuñas para generar conflicto o una noticia. A mi no me interesa.

¿Cómo ves la candidatura de Piñera?

Lo veo más ansioso que el Piñera anterior, más inseguro y, por lo tanto, más agresivo.

¿Y por qué está inseguro si está primero en las encuestas?

Creo que la inseguridad de Sebastián Piñera tiene que ver con la poca solidez de su discurso, que se basa mucho en medias verdades. Esta idea Trumpiana de la posverdad, en cuanto a cómo ha tocado el tema de los migrantes, cómo ha tratado los temas de educación, al decir que todo es un desastre con frases categóricas. Se nota que se siente incómodo, porque sabe que no son verdades. Eso te genera un flanco de inseguridad. Creo que instalar discursos más extremistas, comandado por esta UDI dura que grita viva Chile y Pinochet, esta UDI de Jacqueline Van Rysselberghe que va a punta Peuco a pedir la liberación de torturadores, no es lo que lo hace sentir más cómodo. Por lo mismo, creo que se siente más inseguro. Además, a eso se suman todos los temas que están pendientes hoy, el límite de lo legal y lo ético, sus inversiones, sus impuestos.

Pero, pareciera ser que sus temas de inversiones e impuestos no le hacen efecto…

Sebastián Piñera es una figura que tiene mucho respaldo mediático y mucho apoyo político empresarial de quienes tienen bastante poder en este país. Junto con Lagos son respaldados por este poder transversal y eso les da fortaleza.

¿Sebastián Piñera se sentía más seguro en la Alianza por Chile que en Chile Vamos?

Así se ve, por lo menos de afuera. No está en esa idea de centro derecha que siempre quiso transmitir, como un hijo de demócratas cristianos que votó por el No. Se alejó de eso y me parece que está mucho más a la derecha, en esta derecha de populismo desinformador, como el estilo de Drumpf.

“La respuesta al tuit de Ricardo Lagos fue un “Tío, éntrese”

Ricardo Lagos tuiteó hace unas semanas con una mención al Frente Amplio diciendo que el adversario era la derecha y tu le respondiste. Esa respuesta tuya fue en tono “turn down for what” o “Tío, éntrese”?

Más “Tío, éntrese”. Son pocas las personas que me sacan los choros del canasto como para hacer un gustito de ego, como para un turn down for what, que es más como una pelea de egos o de rap, onda Eminem. Esto no se trata de eso sino de un debate en el que él trata de hacer un llamado que suena muy convocante, pero que esconde que muchos de quienes lucharon contra la dictadura, desde el minuto que comenzó la transición política, empezaron a naturalizar el nuevo modelo económico y político, cosa que yo considero que fue un error. Esa naturalización llegó a tal punto que llegaron a plantear que la educación debía ser financiada con un crédito individual financiado por los bancos. Esto en ninguna parte del mundo es una propuesta progresista. Para nosotros, también, son adversarios políticos los que, vestidos de ropaje progresista y con una historia muy legítimamente progresista, empezaron a impulsar políticas regresivas. Ricardo Lagos es creador e impulsor del CAE y de la concesión de hospitales, por ejemplo. Impulsó políticas de derecha, pero también políticas progresistas.  La Concertación y la Nueva Mayoría tienen dos almas.

¿A quiénes convoca el Frente Amplio?

Convoca a quienes durante 25 años han ido a votar sabiendo que están votando por el mal menor. Convoca a quienes, quizás muy entusiasmados por las campañas de marketing que tuvo la Concertación y que siempre fueron bien exitosas, se dieron cuenta después que había una verticalidad excluyente a participar o un incumplimiento a las promesas. Esto es más latente que nunca en este gobierno, en el cual hubo una campaña que entusiasmó a mucha gente, pero que durante el ejercicio se fue desinflando por las diferencias irreconciliables que tienen en el bloque de la Nueva Mayoría.

¿El Frente Amplio y RD está más a la izquierda que la Nueva Mayoría?

No, creo que estamos en un eje distinto. Hay una composición del Frente Amplio que va desde el Partido Liberal, que nadie podría decir que es de un eje más de izquierda que el Partido Comunista, pasando por un Partido Ecologista Verde, por el Partido Humanista, Revolución Democrática, Movimiento Autonomista, Partido Igualdad. Conjuga muchos aspectos, unos más de izquierda, otros menos de izquierda y otros más de centro.

¿Cómo han sido estos cuatro años de diputado?

Son tres hasta el momento como diputado. Cuatro si consideramos el año de campaña. Han sido intensos, de mucho aprendizaje. Nos hemos equivocado, nos hemos levantado…

¿En qué se han equivocado?

Desde cosas técnicas, desde no entender cómo funciona la dinámica legislativa hasta errores de ingenuidad política y de poca experiencia política. Por ejemplo, hace cuatro años levantamos una candidatura de mucha fuerza, ofrecimos primarias para no deberle nada a ni un partido político, y la Nueva Mayoría no pudo presentar candidatos. Nosotros aceptamos que ellos nos dieran su apoyo en una conferencia pública, y hasta el día de hoy es malinterpretado como una transacción, como un pacto. Creo que eso fue inexperiencia política.

¿Vas a la reelección?

Una, tal como me comprometí. Después me salgo, porque dije “dos periodos y después quiero hacer cosas”. Si me llegan a reelegir, en cuatro año más no me presento otra vez a un cargo de elección popular.

Comments (1)

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: