Singular

Carta abierta al “amigo” que se masturbó en mi espalda mientras dormía: no me callo nunca más

Comentarios (0)