La década en que Chile demostró pensar con el trasero

Comments (2)
  1. Clemente Chiu dice:

    Queda claro que quien escribió esta columna entiende muy poco la materia que trata, además de contar con un pobre nivel de ética.

    Tuve la oportunidad de tener un destacado profesor en HEC Lausanne, la más prestigiosa escuela de negocios en Suiza, quien se refirió a este mismo suceso. Él (completamente a favor del libre mercado) consideraba que casos como el de Costa Rica son ineficientes.

    Pueden haber “ganado” con Intel, pero a cambio debieron pagar los impuestos que Intel dejaría de aportar al país. A esto se le suma un grave efecto: Al ofrecer beneficios tributarios a una empresa, se hará lo mismo para otras. Esto provocará la entrada de otras companías que generarán competencia con Intel, creando una guerra de precios que hará que los beneficios de esta empresa bajen considerablemente. De esta forma, no solo se estarían perdiendo los impuestos que no paga Intel, sino que también el beneficio extra de Intel por no pagar impuestos, teniendo un modelo completamente ineficiente.

    Lástima que Intel haya debido marcharse de Costa Rica tan pronto, dejando sólo contados aportes sociales. Por mi parte, prefiero que las empresas extranjeras que se instalen en Chile lo hagan a largo plazo, que reciban beneficios adecuados y que paguen sus impuestos para que el país pueda decidir dónde emplear estos recursos. Me enorgullece que mi país se haya hecho respetar y no se haya vendido a Intel por ser una gran multinacional, aplicando la ley a todos por igual, sin casos especiales para nadie.

  2. Cristian Perez dice:

    Gracias a los gobernantes que menospreciaron la manufactura especializada, y prefirieron la explotación de materias primas crudas!! nos salvaron de la Crisis 2008-2015
    otro Articulo para el Bronze de Pousta y su serie, temas de los que no tenemos idea!

Leave a Reply