Cuestionarse la vida cuando uno está drogado no tiene nada de malo. Cuestionarnos por qué algunas veces te sientes tan mal con ellas, tampoco. Conversamos con un experto en adicciones al respecto.

Es miércoles. El día después del martes. Día donde puedes empezar a canalizar tus emociones para tomar el valor de juntarte con el mundo exterior y sociabilizar, porque querámoslo o no, hay que juntarse con gente en algún punto de tu vida.

Whatsapp. Amigos. Comida. Marihuana. Copete. Marihuana. Marihuana. Mucha marihuana. Una flatulencia y la siguiente locación del carrete es en el suelo o una cama. Y es en ese minuto donde el cuestionamiento existencial se apodera como la calentura, pero sin efectos placenteros. Una inexplicable sensación corporal empieza a invadir tu cuerpo y a esas alturas, entre la confianza que tienes con tus amigos, sólo realizas la acción de activar una silenciosa bomba de humo que te acompañará hasta el suelo de un baño, una cama o hasta donde logres llegar.

los-simpsons

La  “pálida” o intoxicación severa no tiene límites sociales.

Cuando uno ya vence las ganas de estar todo el día en pijama, sale al paso para terminar en otro paso: terminar con “pálida” en la casa del amigo de tu amigo del trabajo. Es decir, te hace perder todo tipo de pudor social. La sensación de confianza es nula, todo es extraño, empiezas a conocer poros que nunca antes pensaste que tenías y tu ya estás en lo que según tu criterio era el lugar correcto para dejar ir la sensación de fatalidad que nunca invitaste. Estás en la cama del dueño de casa que conoces hace 5 horas, estás en su pieza, transpirando o en el suelo de su baño sintiendo como crecen las uñas de tu cuerpo por mini segundos.

¿Por qué mierda me pasó a mi?. Muchas personas al activar la alarma cerebral de que viene una pálida en camino- desde el momento en que te invade una sobredosis y al no saber controlarla- generan una odiosa e ingrata crisis de pánico que altera momentos, situaciones o recuerdos realmente angustiantes que se convierten en portales, y algunas veces, son muy difíciles de cerrar. Como esas heridas que nunca cierran porque la costra es más placentera que dormir sin despertador.

Todo ser humano con cerebro pensante que decide no ir a votar, pero si salir de su casa a complementar su día con drogas, (llamemos drogas a todos los tipos de adicciones, como el tabaco, alcohol, y todo tipo de estrellitas de colores que entran en la categoría de drogas legales) ha experimentado o experimentará alguna vez en su vida este tipo de situaciones. Sin importar el lugar en el que esté, sobrepasando cualquier límite social y corporal. Lamentablemente el cuerpo manda.

Nadie nos ha enseñado a cómo sobrellevar este tipo de emociones-sensaciones. La bomba de humo es básicamente lo que por inercia muchos tienden a practicar: desaparecer en un lugar estable y sólido (cama, piso, baño, aire libre, pasto, etc…).

Para entender con fundamentos médicos por qué se generan este tipo de sensaciones. Conversamos con el Psiquiatra Mario Hitschfeld, quien nos aclaró varios puntos que hay que tener en consideración cuando nuestro cuerpo decida activar el modo aleatorio:

psiquiatriaadicciones

¿Qué pasa en el cerebro y en el cuerpo cuando se mezclan distintas drogas? y ¿Qué parte del cerebro se ve afectado al ingerir drogas?

“Cuando 2 drogas tienen efectos similares en el cuerpo (ej: ambas son depresoras del Sistema Nervioso Central) sus efectos se potencian cuando se administran juntas.

Además, todas las drogas se metabolizan en el mismo lugar del cuerpo –en el Hígado- por lo tanto si se administran 2 drogas al mismo tiempo, éstas competirán por las mismas vías metabólicas y harán más lento su metabolismo. Todas las drogas, dentro del cerebro, afectan las áreas llamadas Sistema Límbico (es el área del placer y la motivación) y la Corteza Prefrontal (es el área que nos permite organizar nuestras tareas y funciones cognitivas)”.

¿Qué significa tener una sobredosis o una “pálida”?

“Significa que la dosis de la droga dentro del cuerpo del sujeto fue muy alta, de tal forma que los efectos cerebrales y en el resto del cuerpo son de tal magnitud que el cuerpo colapsa”.

¿Cuál es el nombre medico-científico de una “pálida”?

“Yo lo llamaría una “intoxicación severa”.

¿Por qué te da una sobredosis o una pálida? ¿Cuáles son sus efectos?

“Da porque uno se administró mucha cantidad de droga para tu cuerpo o velocidad de metabolismo. Sus efectos son: pérdida de conciencia, vómitos, depresión respiratoria, pudiendo llegar incluso a fallar el corazón”.

¿Cómo se puede controlar una sobredosis o una pálida?

“Para controlar una intoxicación así, lo mejor es acudir a un servicio de urgencia. Sin embargo, la mayoría de las personas se sobreponen a situaciones así durmiendo y dejando que el cuerpo haga solo su trabajo de limpieza. En general, no hay antídotos para esto”.

¿Cuáles son los peligros de mezclar drogas? ¿Por qué?

“Los peligros se derivan del hecho que las drogas se potencian entre si, por lo que se logran efectos insospechados y más intensos cuando se mezcla. Recordemos que esto también corre para los medicamentos, que también son drogas (terapéuticas y legales, pero drogas al fin y al cabo)”.

¿Cuáles son las drogas más peligrosas de todas?

“Son todas peligrosas. Sin embargo, yo destacaría los Opioides (Heroína, Morfina, etc.) y Metanfetaminas como las más peligrosas por su potencial adictivo y severos daños al cuerpo, y al Alcohol por ser la droga que más número de personas mata en el mundo debido a que es la droga más consumida”.

Ahora, la responsabilidad y el comportamiento social con el resto es trabajo de cada uno. Como andar en metro, a nadie le han enseñado cómo controlar el caos colectivo, pero con respeto y tolerancia, se puede sobrellevar una carga diaria. Pasa lo mismo con la pálida y las drogas. Son un mundo con el que no hay que jugar, si no, disfrutar. 

Este artículo forma parte de Beyond #2 que puedes revisar completo acá