POUSTA is

Daily Singular Beyond Weekend Never Dies


Inside Out y un puñado de estudios dicen que a tu vida le hace falta tristeza

Pixar Post Sadness 2

Sadness is a blessing, sadness is a pearl, sadness is my boyfriend. Oh, sadness I’m your girl dice una de las canciones más tristes y famosas de Lykke Li, una de nuestras artistas suecas favoritas de LA VIDA.

Independiente de la letra me pregunté qué hay detrás de esta defensa de uno de los sentimientos mas básicos de la gente y a los que usualmente tratamos de evadir, eliminar o esconder.

Pues resulta que por culpa de la última película de Disney, han salido a flote un montón de estudios que además de justificar “La ciencia detrás de Inside Out“, han permitido entender la importancia de la tristeza en nuestras vidas.

Queridos lectores emos y románticos, aquí vamos.


Ver cualquier película de Disney, siempre ha sido un ejercicio de valentía, pues la mayor parte de sus historias son tristes; La muerte de la madre de Bambi, el abuso hacia Cenicienta por parte de sus hermanas, la muerte del padre de Simba, o la separación de Andy de sus juguetes en Toy Story son sólo algunas de las escenas que se me vienen a la mente. Todo esto a pesar de que generalmente las historias para niños siguen una misma fórmula: una historia divertida, algo de humor por aquí, suspenso por allá, un villano para la risa, y el famoso final feliz.

Inside Out y las emociones

Review: 'Inside Out' Is Pixar Perfection - Forbes

De Inside Out, la película más reciente de Disney-Pixar, se desprende una historia totalmente diferente, aunque triste al fin y al cabo. En ella veremos a una niña de 11 años llamada Riley que deberá dejar atrás su vida llena de felicidad, libre de preocupaciones, con vacaciones increíbles y amigos soñados, pues por temas de trabajo su familia completa tendrá que mudarse muy muy lejos de allí.

Al principio todo parece marchar de maravilla, pero de pronto todo se vuelve oscuro cuando la “tristeza” pasó a llevar los recuerdos positivos de su antigua vida. De pronto todo se volvió negativo, violento y desagradable. El cambio de casa era una pesadilla y ya nada es capaz de reanimarla. De un momento a otro, por culpa de como la tristeza influye sobre los recuerdos, nuestra niña de 11 años está pasando por una profunda depresión.

Depresión, probablemente uno de los problemas silenciosos más frecuentes de la vida actual, tocado por primera vez de manera magistral en una película “infantil”.

Lo interesante desde el plano sicológico, es que todos los factores emocionales que influyen sobre Riley y que conviven al interior de ella, son los protagonistas de esta historia.

Al interior de Riley veremos a Alegría, Ira, Miedo, Asco y Tristeza, quienes forman una especie de cuartel general dedicado a tomar las decisiones.

Pete Docter, director de la película, para darle más peso científico a su obra colaboró con los estudiosos Dacher Keltner de Berkley y Paul Ekman de San Francisco, quienes a pesar de todo afirman que el guión muchas veces de puso por sobre las emociones reales que hay en la cabeza de una persona, ya que de lo contrario la historia hubiese sido con muchísimos más personajes (emociones).

Desde esta perspectiva sicológica, es de donde se extrae más información valiosa de Inside Out.

Antonio Damasio, de la Universidad del Sur de California junto a un puñado de psicólogos contemporáneos, se han dedicado a estudiar las emociones humanas (o la ausencia de), y afirman que la tristeza, tanto como la ira o el miedo son una ventaja evolutiva. Cada una de ellas permiten organizar el pensamiento racional, ya que la gente que carece de emociones a pesar de que puedan analizar una situación y saber cómo afrontarlas, son incapaces de tomar decisiones.

(Si, tal como esas personas que abusan del revotril)

La memoria aunque no es una emoción, también fue representada en Inside Out, aunque los científicos se dividen respecto a cómo fue ejecutado su funcionamiento. El principal defecto es que en la película los recuerdos se revisan como un archivo que siempre se reproduce siempre igual, pero en realidad estudios más recientes, han demostrado que la memoria no es de fiar, es manipulable e incluso es posible insertar recuerdos de cosas que nunca han ocurrido.

(Si, tal como el MK Control de los Illuminati)

Aún así, lo importante de Inside Out es que se muestra cómo es que las emociones son capaces de alterar nuestra memoria, ya que veremos constantemente un tira y afloja entre los recuerdos que Tristeza y Alegría tocan. De hecho Linda Levine y sus estudios de “ecología social” descubrieron que si le pides a una persona que recuerde algo en un momento en el que se siente –por ejemplo avergonzada– los recuerdos se manifestarán con cualidades vergonzosas o hará a que otras emociones negativas influyan sobre ese recuerdo.

La ecuación al final del día, es que recuerdos + emociones, son capaces de alterar nuestros propias recuerdos.

Extrapolando ese juego a otras emociones, surge la defensa de la tristeza.

La tristeza al rescate de todo

Si el miedo nos permite permanecer lejos del peligro, la ira nos hace luchar o defender algo, el disgusto nos hace rechazar, lo más lógico es pensar que la tristeza si nos permite llegar a algún lado.

Sadness & Pain | Publish with Glogster!

Allí es donde surge la opinión de personas. Dacher Keltner y Paul Ekman citados por el New York Times en su artículo “The Science Behind Inside Out” dicen que la tristeza está mal representada, pues no es más que una carga para Alegría a lo largo de toda la película, cuando en realidad la tristeza permite generar una activación fisiológica que permita al cuerpo despertar y responder con mayor fuerza luego de una pérdida.

Jeph Forgas tiene una publicación increíble al respecto llamado Four Ways Sadness May Be Good for You, en la que además de desmitificar que tristeza es sinónimo de depresión, aclara algunas cosas:

  • La tristeza puede mejorar tu memoria: Cuando estamos emocionalmente tristes, en por ejemplo un día lluvioso, solemos fijarnos más en detalles, a observar y a guardar registros.  (Además en el artículo describe un experimento buenísimo con el que básicamente a la gente le hicieron hacer creer cosas que no existían)
  • La tristeza mejora nuestros juicios: En una prueba donde personas felices y tristes deben distinguir entre ladrones y otros delicuentes, las personas alegres tienen a equivocarse con mucha más frecuencia cuando deben entender a otros.
  • La tristeza puede mejorar tu motivación: La gente que es más feliz tiene menos motivaciones para empujarse a si mismos a hacer cosas en comparación a una persona que está en un mood negativo ya que al contrario tendrán más motivos para hacer cosas que le saquen de esa situación desagradable.

(Algo así como la sicología detrás de Crossfit, donde uno siempre apesta pero te mantienes motivado)

Y por último

  • La tristeza puede mejorar nuestra vida: Esto, porque la gente que se encuentra en un mood de vida quizás “más oscuro”, es capaz de ser más persuasiva, argumentar mejor, cooperadora, confiable, generosa y un montón de características adicionales producto de sus emociones.

Al final del día, Inside Out es una película acerca de esto, de cómo somos capaces de reponernos a la tristeza y de disfrutar nuevamente la vida luego de ese momento. Ese aprendizaje que nos deja un mal momento, puesto en perspectiva junto a nuestras experiencias de vida, determinarán o permitirán que al otro día seas una mucho, mucho mejor persona, tal como en el mítico final de evangelion que afirma “The fate of destruction is also the joy of rebirth”.